Flightless bird.

Flightless bird.

“La princesa está triste… ¿Qué tendrá la princesa?
Los suspiros se escapan de su boca de fresa,
que ha perdido la risa, que ha perdido el color.
La princesa está pálida en su silla de oro,
está mudo el teclado de su clave sonoro,
y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor.”

Y pensar que un poema de Rubén Darío, te ayudaría a sentirte mejor cuando menos te lo esperabas, que te ayudaría a pasar ese típico Domingo en el que te despiertas por la mañana y sólo quieres llorar, en el que tu casa es una fábrica constante de bostezos, y que encima de la mesa te esperan varios libros de texto, dispuestos a destrozarte con palabras inintenigibles, y que no tienen ningún significado para tí, y menos ahora que tu cabeza deambula cerca de él.

Pero de repente, ves este poema en una esquina de la mesa, en un folio blanco, y en tu mp3 está sonando “Flightless Bird, American mouth”, y se escapa esa maldita lágrima que habías intentado tanto guardar, “..have i found you… flightless bird, jealous, weeping or lost you..” Y cae esa lágrima, y piensas, ¿por qué no llorar? ¿Por qué no desahogarme con esa vaca de peluche que está sobre la cama? Y explotar, y tirarlo todo por la borda, la casa por el tejado. Y la gran pregunta de todas esas lágrimas es, ¿Por qué? ¿Para qué llorar, para qué toda esta tontería? ¿Las cosas no salen bien, y qué? Tienes 15 años, la niña bonita, si todo te sale mal, ¿por qué no olvidarlo todo y dejarlo estar? La vida pasa, y el tiempo es lo único que no podemos comprar. No merece la pena dejar pasar los segundos, los minutos, las horas, los días, pensando en lo que pasó en el pasado, en lo que no ocurrió ¡Adelante! Sé feliz. Mándalo todo a la mierda, y disfruta como no lo has hecho nunca, ¡por que cada día te haces mas viejo, y cada día la vela se apaga más! Todas las cosas tienen algo bueno, nuestra labor es encontrarlo, y saberlo disfrutar. Sonreír a la vida, y darle las gracias. Y siempré habrá alguien ahí dispuesto a escucharte, por muy solo que te sientas, porque al fin y al cabo, siempre acaba abiendo 2 ó 3 buenas personas en el mundo.

¡Sigue adelante y no te hundas!

  • Puede que no sea hoy, ni mañana, pero tengo miedo de que un día empiece a llorar y no pueda parar y se inunde la habitación y nos ahoguemos los dos.
  • Aprenderé a nadar.

Y todo gracias a un poema, una canción, y una madre.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s